Excursiones - Tallinn, Estonia

Ya que he venido hasta la otra punta de Europa, he aprovechado en varias ocasiones (concretamente, 4) para hacer una visita al país de enfrente. Estonia. Hay varias razones para visitarlo:

1º Su capital, Tallinn, es una de las ciudades medievales más bonitas de Europa. Con el casco histórico muy bien conservado (quizá demasiado explotado por el turismo)
2º El alojamiento, la comida y la bebida son descaradamente más baratos que en Helsinki, por lo que una escapada de un fin de semana con los amigos no hace ningún daño.
3º En ferry sólo se tarda 2 horas, los muy hay a menudo y por precios muy variados (desde varios puerto de la ciudad), dependiendo del día de la semana que se viaje, de la antelación con la que se compren los billetes, de si se compran por internet o in situ...
4º Hay un barrio muy curioso, Rotterdam, que merece mucho la pena visitar!!

Torres de Tallinn. Museo de Historia de la ciudad.

Merece la pena patearse la ciudad medieval, si está soleado mucho mejor. Eso sí, tiene cuestas, y si vas con un plano lo agradecerás, pues al ser trama medieval muchas calles no llevan a donde se intuye.

Perpendicular a la calle Pikk
Farmacia más antigua de Europa, 1922
Muralla al Oeste del casco antiguo.
Tienda de juguetes NUK. Tradición Talinesa
Vista desde la calle Pikk a la plaza principal 

Lo que más llamó mi atención fue un barrio situado a continuación del puerto, fuera de la ciudad antigua e inmerso en un tejido compuesto por edificios industriales abandonados.

Éste es el complejo Rotterdam, que pone en voga la arquitectura contemporánea aunándola con el diseño. Curiosamente el edificio más representativo pertenece a Inditex... me sorprendió ver todas esas familiares tiendas en esta pieza tan "cuca"...

Edificio de Inditex en el barrio moderno, Rotterdam plaza

Algunas recomendaciones para comer... El bar Kompressor, recomendado en la lonely planet, localizado en la calle Rataskaevu 3, con unas características rejas en las ventanas. Por lo que he sabido el sitio ha ido decayendo con el aumento de su popularidad entre los turistas. No obstante, los pancakes que siguen haciendo están deliciosos y a un precio muy económico. Es un sitio amplio así que se puede ir con grandes grupos de gente. Recomiendo la crêpe de champiñones y queso azul y una gran Ale Coq (cerveza del lugar) para reponer fuerzas.

Lunch con Carmen en el Kompressor
Para algo un poco menos económico, y más curioso, el Olde Hansa es muy característico. Digo que es curioso porque la comida no fue nada del otro  mundo, muchos ahumados y un paté que estaba muy rico. Ingeniosa decoración, se las ingenian para tenerlo todo totalmente medieval, lleno de velas para iluminar y con unas vestimentas muy elaboradas. Recomiendo venir a tomarse una buena cerveza de miel, está deliciosa y la sirven en unas jarritas de medio litro que merece la pena probar.

Cena en Olde Hansa
Links de interés:
Para consultar los ferrys desde Helsinki
Sobre la ciudad de Tallinn
El restaurante Olde Hansa

No hay comentarios: