Visual Arts - Special Guest

En la clase del pasado Miércoles tuvimos el placer de recibir una clase de Visual Arts de mano de la actual artista Kaarina Kaikkonen. No podría dejar de transmitir lo que nos enseñó, aunque las palabras no sean la herramienta ideal para describirlo.

Kaarina presentó los trabajos que lleva realizando desde 1987, pasaba las fotografías intercalando comentarios personales así como vivencias desde que fue pequeña.

Nos contó cómo a los 10 años de edad, escondida bajo la mesa de la cocina, vio morir a su padre mientras le miraba a los ojos. Entonces él su portaba una gabardina marrón oscura, y ella, en su inocente intento de eludir la muerte de su padre, lo escondió bajo esta mesa. Este hecho, según ella misma nos contaba, quedó oculto en su mente olvidándolo por completo, por lo que tenemos que entender que en sus primeras obras ella no era consciente de la repercusión que tuvo sobre ella.

Comprensiblemente, varios traumas se desencadenaron de este suceso, comenzando a adoptar el roll de "padre" de familia vistiendo gabardinas y ropa de caballero. Además, desarrolló un odio hacia su madre (que según nos contó era una mujer muy femenina) que sólo acentuaba en ella el dolor de la pérdida del padre. También contó que empezó a estudiar ciencias físicas, y cómo por una oportunidad inaudita acabó en una escuela de arte en el sur de Finlandia.

La marca estética de la obra de Kaarina está completamente justificada por su vida y a la imagen que tiene de su padre y de su madre y, por extensión, del resto del mundo. Percibe todo desde un punto de vista drámatico, y se aprecia una clara evolución en sus obras. A mi todo esto, contado de su mano y comprendiendo a ella como parte integrante de su obra, me ha parecido magnífico.

A lo largo de la clase realicé varios bocetos de las imágenes que ponía, no es fácil encontrar estas fotografías, pero sería muy interesante ver una recopilación de todo su trabajo pues se aprecia perfectamente cómo ha ido liberándose de la carga de la muerte de su padre  (aunque siga permaneciendo siempre ahí) y cómo el hecho de haber sido madre le ha abierto la mente hasta decir que ha llegado a una plenitud humana grandiosa.

Como anotación personal os contaré que al terminar tuvimos unos minutos de preguntas y reflexiones, le comenté el hecho de que sus obras podría estar estrechamente relacionadas con la música por el ritmo que contienen, y que a mí cada imagen me sugería sonidos y melodías.

Mouths open
Potato sacks
Finnish Gallery for Paper Art, Kuusankoski 1990
A este hall se accede tras unas enormes escaleras, y donde están los sacos de patatas vacíos hay unas inmensas cristaleras que deja ver a un precioso paisaje japonés con un estanque. Kaarina contó, entre risas, que cuando los espectadores llegaban al hall se sentían intimidados por las bolsas.
Es de lo más contundente que he visto. Brillante por su sencillez y eficacia, además de cómo la sensación de adueña del espacio.

Con ejemplos como este he empezado a fundamentar mi teoría de la ética del arte, dialogando conmigo misma sobre el control que el artista (o el arquitecto, desde mi enfoque) tiene sobre el observador.

A Concession Already Made
Men's jackets
Savonlinna Art Museum 1990
Way
Helsinki Cathedral 2000
Men's jackets 
De esta obra nos contó que de vez en cuando desaparecían chaquetas, sobre todo las de las esquinas y las de color rojo. Pero que la gente las devolvía y en ocasiones dejaban pequeños montones con 3 o 4 gabardinas. También contó que cada día iba allí a hacerse pasar por turista para ver a quienes observaban su obra y que el vendedor de helados (que en cuanto se va la nieve tiene allí su furgoneta verde) la reconoció y habló con ella. 

Los hombres la tachaban de feminista por utilizarles como alfombra, y las mujeres se quejaban porque no había ropa de mujer, únicamente gabardinas. Ella se reía al contarnos esto, y decía que sólo echaba de menos a su padre, pero que cada uno interpreta lo que lleva dentro. También contó cómo se organizó para localizar todas las chaquetas, haciendo mapas con acuarelas en su estudio, numerándolas una a una y con más de 50 voluntarios que ayudaron a colocarlas durante una noche entera.

Shadow
Tampere 1999
Men's jackets
My Outline
1,5 km of toalettpaper
Fiskars Art Center 1997
En esta obra el juego de luces y sombras es algo genial, además la ligereza del material utilizado contrasta enormemente con la escala de la obra.

Desde le pasado 17 de Septiembre y hasta finales de Noviembre, Kaarina expone en la bienal de Liverpool. Anteriormente lo hizo en la bienal de Cuba, en Italia, en Francia (París), en Japón, en campos de cultivo de China, en diversas ciudades de Finlandia como Helsinki, Tampere o Jyvaskyla.


Espero el momento para volver a entrar en contacto con su forma de hacer arte y haré lo posible por que se sepa que hoy en día tenemos grandes artistas en el mundo con verdadero intríngulis en sus obras y un trasfondo que merece la pena conocer y digerir.

No hay comentarios: